La realidad aumentada es el resultado de usar tecnología para sobreponer información (sonidos, imágenes y texto) en el mundo que vemos. Algo parecido a la interactividad que se ve en Minority Report o Iron Man.

Realidad aumentada vs. Realidad virtual

La realidad aumentada es algo diferente respecto a la realidad virtual. La realidad virtual significa que hay ambientes generados por ordenador con los que puedes interactuar y en los que puedes estar inmerso. La realidad aumentada, añade a la realidad que normalmente verías, en lugar de sustituirla.

La realidad aumentada en el mundo actual

La realidad aumentada a menudo se representa como una especie de tecnología futurista, pero hay una forma de realidad aumentada que tenemos desde hace años. Por ejemplo, la visualización head-up que hay en muchos aviones militares desde la década de los 90 enseña información sobre la posición, dirección y velocidad del avión, y en cuestión de años también han logrado mostrar qué objetos en el campo de visión son objetivos.

En la década pasada, varios laboratorios y empresas han construido dispositivos que nos proporcionan realidad aumentada. En 2009, el Grupo Fluid Interfaces del MIT Media Lab presentó SixthSense, un dispositivo que combinaba el uso de una cámara, un pequeño proyector, un smartphone y un espejo. El aparato cuelga sobre el pecho del usuario, alrededor del cuello. Cuatro sensores en los dedos del usuario pueden usarse para manipular las imágenes proyectadas por el SixthSense.

Google presentó sus Google Glass en 2013, moviendo la realidad aumentada a una interfaz más cómoda de usar; en este caso, en forma de gafas. Muestra las imágenes en las lentes del usuario a través de un pequeño proyector, y responde a los comandos de voz, superponiendo imágenes, vídeos y sonidos sobre su pantalla. Google sacó a la venta Google Glass a finales de diciembre de 2015.

Mientras tanto, los teléfonos y tablets son el camino por el cual la realidad aumentada se abre paso en las vidas de la mayoría. Por ejemplo, la app Star Walk, de Vito Technology, permite al usuario apuntar al cielo con la cámara de su tablet o móvil y ver los nombres de las estrellas y planetas superpuestos en la imagen. Otra app, llamada Layar, usa el GPS y la cámara del smartphone para recoger información sobre lo que rodea al usuario. Después, muestra información sobre restaurantes, tiendas y puntos de interés cercanos.

Algunas aplicaciones para móvil y Tablet funcionan también con otros objetos. Disney Research desarrolló un libro para colorear con realidad aumentada, con el que se colorea a los personajes en un libro convencional (que es compatible con la app) y después se inicia la aplicación en el dispositivo. La app accede a la cámara, usa esta para detectar a qué personaje estás coloreando y usa software para que aparezca el personaje en 3D en la pantalla.

Una de las formas más populares en las que la realidad aumentada se ha infiltrado en la vida diaria es a través de los juegos para móvil. En 2016, el juego RA Pokémon Go se convirtió en una sensación mundial, con más de 100 millones de usuarios estimados en su momento cumbre, según CNET. Ha terminado generando más de 2.000 millones de dólares y sigue subiendo, según Forbes. El juego permite a los usuarios ver a personajes Pokémon paseando por su propia ciudad. El objetivo es capturar estos “monstruos de bolsillo”, y después usarlos para pelear con otros, a nivel local, en gimnasios de realidad aumentada.

En 2018, Harry Potter: Hogwarts Mystery se convirtió en la sensación de los juegos realidad aumentada para móvil. El juego permite a los usuarios ver el mundo de Hogwarts alrededor de ellos, además de tener la habilidad de conjurar hechizos, usar pociones y aprender de profesores de Hogwarts. A fecha de hoy, el juego ha tenido alrededor de 10 millones de descargas en la Play Store de Google.

Los investigadores también están desarrollando hologramas, los cuales podrían llevar la realidad virtual un paso más allá, ya que los hologramas pueden ser vistos y escuchados por un gran grupo de gente al mismo tiempo.

“Mientras la investigación en holografía juega un papel importante en el desarrollo de exhibiciones futuristas y dispositivos de realidad aumentada, hoy trabajamos en muchas otras aplicaciones, como dispositivos ópticos ultradelgados y ligeros para cámaras y satélites”, declaró el investigador Lei Wang, doctorando en la Research School of Physics and Engineering de la Universidad Nacional de Australia.

El futuro de la realidad aumentada

Esto no significa que los móviles y tablets vayan a ser el único lugar de encuentro para la realidad aumentada. La investigación continúa a gran velocidad para conseguir incluir tecnología realidad aumentada en lentillas y otros dispositivos utilizables. El objetivo final de la realidad aumentada es crear una inmersión conveniente y natural, así que se cree que los teléfonos y las tablets serán reemplazados, aunque no está claro quiénes serán sus sustitutos. Incluso las gafas podrían adoptar nuevas formas, como las “Smart glasses” que se están desarrollando para personas invidentes.

Como cualquier nueva tecnología, la realidad aumentada tiene muchas implicaciones políticas y éticas. Google Glass, por ejemplo, causó preocupación sobre la privacidad. Algunos temían que sus conversaciones pudieran ser grabadas de manera encubierta, o que se tomaran fotografías, o pensaron que podrían ser identificados por un software de reconocimiento facial. Aun así, las gafas, lentillas y demás con realidad aumentada, como las Glass-X y Google Lens, siguen adelante con su producción y ventas.