La industria petrolera y de gas se enfrentan a un problema, la generación del “baby boom” se está jubilando, dejando a las empresas desprovistas de sus habilidades y su experiencia.

La generación del milenio viene pisando fuerte para reemplazar a los trabajadores que están a punto de jubilarse, una generación con una perspectiva de estilo de vida y trabajo muy diferentes. Para las nuevas generaciones, el promedio de antigüedad en un trabajo son dos años. Para acceder a puestos técnicos cualificados, la formación de los nuevos empleados en los sistemas y procesos de empresas puede durar de seis meses a un año, lo que implica una gran cantidad de pérdida de tiempo y esfuerzo.

Honeywell, la empresa multinacional de ingeniería y grupos aeroespaciales está apostando en una nueva generación de realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) creando nuevas herramientas para cerrar esta brecha generacional. El proyecto consiste en reducir drásticamente el tiempo que implica mantener a los nuevos empleados al tanto, además de reformular expectativas de formación y trabajo práctico para acercarse más a la forma de trabajo de las nuevas generaciones.

El director del programa “Honeywell Connected Plant”, Youssef Mestari, habló sobre sus ambiciosos planes, sobre los que comentó que él ya ha instruido a los empleados para que reduzcan los gastos de mano de obra al 50% en algunas áreas.

Mestari dijo, “el problema es la falta de conocimiento. Debido a la jubilación de antiguos empleados, la empresa se queda desprovista de su formación, y hasta ahora, no ha habido un modo efectivo para mantener esa formación dentro de la fábrica o de la empresa”.

Tradicionalmente, cuando los empleados dejaban sus puestos de trabajo, lo que ocurría era que se les pedía frecuentemente a los jubilados que plasmaran todo lo que habían aprendido durante su vida laboral, en diapositivas de Power Point o en documentos Word, algo que cobrará mucha importancia en las clases, como espacios de formación.

Esto conlleva problemas. Para empezar, la formación para los nuevos empleados es completamente pasiva. Las investigaciones muestran que cuando se aprende de forma pasiva, la retención de información después de tres meses es solo de aproximadamente entre el 20 o el 30 por ciento.

“Las nuevas generaciones tienen una forma diferente de aprendizaje”, dice Mestari. “En la era del exceso de información, no es importante el “cómo” si no el “dónde”, de dónde proviene dicha información”.

“De este modo, cuando intentamos transferir el conocimiento de una generación a otra, por una parte tienes que proveer a las nuevas generaciones el “cómo”, y las nuevas generaciones te dirán que no necesitan esa información, solo necesitan saber “dónde” se almacena y las herramientas para que puedan acceder cuando lo necesiten”.

La solución de “Honeywell Connected Plant” implica equipar tanto a los empleados jubilados como a las nuevas incorporaciones con auriculares de Realidad Mixta de Windows, además de la tecnología de lentes Holo de Microsoft. En primer lugar, esto permite a los antiguos empleados grabar exactamente sus funciones en la empresa.

En segundo lugar, esta información estará disponible para los nuevos empleados inmediatamente después de que empiecen a desempeñar sus primeras funciones, ya que la información reside en lo que están viendo, gracias a la realidad aumentada.

Este método de formación laboral mejora la adquisición de las capacidades hasta el punto de retener el 80% de la información después de tres meses.

Mestari afirma que esto consigue resolver cuatro problemas complejos relacionados con transferir el conocimiento de los nuevos empleados a los jubilados. En primer lugar, la “filtración de información” realizada por los antiguos empleados, en segundo lugar, transferir ese conocimiento de la forma más eficiente posible, en tercer lugar, y la más breve, los dos años de antigüedad de las nuevas generaciones y en cuarto y último lugar, la gran mejora en la retención de conocimientos después de tres meses”.

“Las nuevas generaciones cambian los puestos de trabajo con frecuencia, especialmente cuando dicho puesto de trabajo no es lo suficientemente emocionante, éstos esperan trabajar para mostrar su estilo de vida, lo que significa una fuerte inclinación hacia el contenido digital, interactividad y prácticas de trabajo social y colaborativo. Si ese puesto de trabajo no cuenta con esos elementos a los que se han acostumbrado en su educación, como jugar a la Xbox y a la PlayStation y usar las redes sociales, no funcionaría”.

“Al intentar que las nuevas generaciones se adapten a los sistemas tradicionales de la empresa, lo cual nos lleva mucho tiempo, hemos comprobado que éstos no consiguen habituarse a estos métodos. Si las nuevas generaciones tardan un año en formarse y convertirse completamente en expertos de la empresa para que después de un año la abandonen, en ese caso la empresa estaría perdiendo mucho dinero, y les estamos haciendo perder el tiempo tanto a los instructores que los forman como a los nuevos empleados”.

El programa de formación está creado, empleando los conocimientos transmitidos de generación en generación, para simular el área de las prácticas operativas. Esto implica que el desarrollo de nuevos escenarios que cubren seis áreas específicas de trabajo: instalación, configuración, mantenimiento, resolución de problemas y sustitución de piezas de trabajo.

“Esto te permite aprender mediante la práctica”, dice Mestari. “Estás completamente sumergido en una situación laboral real, pero con la diferencia de que estás aprendiendo a trabajar en la empresa sin ponerte en riesgo”.

“No podemos recrear todo el entorno de forma física, el hecho de comprar por duplicado cada compresor o cada tubería, y construir una fábrica entera simplemente para ensayar con los nuevos empleados implicaría mucho dinero y espacio”.

“Sin embargo, podemos crear un entorno en el que puedan enfrentarse a situaciones como por ejemplo que de una tubería con un escape emane mucho vapor. En esta situación, no serán capaces de ver claramente, debido a todo el vapor de agua, nosotros podemos simular dicho vapor, por ello, en dicha situación, ¿cuál es el procedimiento a seguir? Solo podemos recrear este tipo de situaciones con realidad virtual y aumentada”.

“El programa ya ha reducido los costes de mantenimiento en plataformas marítimas hasta un 50%. En un caso práctico, un procedimiento que anteriormente implicaba tres trabajadores volando en helicóptero para llevar a cabo labores de mantenimiento, con un precio de coste de aproximadamente 10.000 dólares, ahora solo requiere un trabajador”.

“Para realizar algunas funciones de la empresa empleábamos a tres trabajadores; uno de ellos se encargaba de la mano de obra, el segundo supervisaba dicha labor y tomaba notas sobre el procedimiento y, por último, contábamos con un tercer empleado, el cual se encargaba de intervenir en el caso de que alguno de estos dos trabajadores anteriores tuviera problemas”.

“Actualmente realizamos todo ese trabajo con tan solo un empleado, de este modo, reducimos el número de personas a bordo lo que incrementa la seguridad y reduce los costes. Los otros trabajadores estarán colaborando desde tierra firme. Nuestros clientes nos dicen que esta técnica ha reducido los costes de mantenimiento en un 50%”.

Las realidades virtual y aumentada desarrollan un papel importante a la hora de rediseñar la formación, además de permitir la realización de trabajos prácticos en la era digital. Sin embargo, ¿pueden las habilidades y la experiencia adquiridas a lo largo de la vida en la industria reducirse en cuestión de datos que podrán ser utilizados por las nuevas generaciones para acceder a una tecnología moderna? De eso se trata este proyecto y según la empresa “Honeywell”, los resultados iniciales son prometedores. Reduciendo los límites entre el aprendizaje y el trabajo se podrá crear más rápidamente un personal más instruido y hábil, una práctica de la que estoy seguro que muchas empresas adoptarán mucho más, en poco tiempo.